Para qué serviría una ley de etiquetado de viviendas

En mayo de este año la Secretaría de Energía de la Nación creó el Programa Nacional de Etiquetado de Viviendas (PRONEV) que pretende poner en práctica un sistema de etiquetado de eficiencia energética de viviendas unificado para todo el país.

La iniciativa se inició en 2017, cuando se llevaron a cabo numerosas experiencias de implementación y pruebas piloto en localidades de Santa Fe, Río Negro, Mendoza, Tucumán y Salta, donde ya hay más de 1400 viviendas etiquetadas y 700 profesionales capacitados.

Estas experiencias permitieron realizar ajustes al sistema de implementación, contemplando particularidades climáticas, socio-económicas y de prácticas constructivas locales.

El 13 de septiembre pasado se realizó una mesa redonda en el Malba con expertos y autoridades que brindaron su visión sobre el tema y el potencial de un programa de etiquetado de viviendas como herramienta eficaz en el camino de reducción del consumo de energía en el país.
La Arq. Dolores Huerta Carrascosa, directora general de Green Building Council España, ofreció un panorama sobre el tema en su país.La Arq. Dolores Huerta Carrascosa, directora general de Green Building Council España, ofreció un panorama sobre el tema en su país.

El panel estuvo integrado por Paola Sandoval, asesora de la Secretaría de Energía de la Nación y la Senadora Nacional Gladys González, presidenta de la Comisión de Ambiente y Desarrollo Sustentable del Senado, entre otros. Ambas funcionarias celebraron la continuidad de la iniciativa más allá de los cambios de signo político de los gobiernos.

González lamentó la demora en conseguir una ley marco: “Estamos lentos en el Senado, varias provincias nos están ganando con el etiquetado como una obligación para comprar o alquilar una vivienda”.
El panel estuvo integrado por Paola Sandoval, asesora de la Secretaría de Energía de la Nación y la Senadora Nacional Gladys González, presidenta de la Comisión de Ambiente y Desarrollo Sustentable del Senado, entre otros.El panel estuvo integrado por Paola Sandoval, asesora de la Secretaría de Energía de la Nación y la Senadora Nacional Gladys González, presidenta de la Comisión de Ambiente y Desarrollo Sustentable del Senado, entre otros.

Paula Altavilla, presidenta de AGBC, resaltó que el 50% del ahorro de energía es por eficiencia, el otro 50% por generación y remarcó la importancia de la aplicación de medidas de eficiencia energética en las viviendas unifamiliares y multifamiliares, ya que “los edificios en general son responsables del 30% de las emisiones” de Gases de Efecto Invernadero (GEI), y “las viviendas en particular representan el 20% del consumo de energía”.
La eficiencia en números

En el encuentro organizado en conjunto por AGBC (Argentina Green Building Council), Andima (Asociación Nacional de Industrias de Materiales Aislantes), e Incose (Instituto de la Construcción en Seco), se presentó el informe realizado por el Ing. Roque Stagnitta.

El especialista analizó el impacto del aislamiento térmico de viviendas en el ahorro energético en Argentina y estimó los ahorros que el país podría obtener aislando térmicamente las viviendas existentes y construyendo las nuevas en forma eficiente.

Luego de exponer en detalle el análisis, el especialista concluyó que el costo de inversión en aislación de viviendas es menor que el costo para importar gas y, aún en el caso más simple como es el de aislar el techo, los ahorros energéticos son sustanciales.

Para la confección del informe se realizó un estudio del impacto que tiene el aislamiento térmico eficiente de viviendas en las demandas de energía primaria para climatización en invierno y verano.

Se estudiaron distintos escenarios de mejora en la aislación térmica de envolventes – techos, muros y pisos – para dos tipologías de viviendas (unifamiliar y multifamiliar) emplazadas en ciudades de cinco regiones bioclimáticas diferentes del país: Buenos Aires, Rosario, Mendoza, Tucumán y Bariloche. En todas ellas ya se hizo una prueba piloto de etiquetado de viviendas.

Para cada caso se calculó el índice de prestaciones energéticas (IPE) y los requerimientos de energía primaria, secundaria y útil para calefacción y refrigeración, según los procedimientos y norma IRAM 11900.

Se realizó asimismo una evaluación económica y financiera de la conveniencia de inversión en aislación térmica en relación al ahorro de energía primaria que estas mejoras conllevarían.
Conclusiones principales del informe

Se evidencia el gran potencial de ahorro de energía que deriva de aumentar la aislación de la envolvente térmica en construcciones nuevas y existentes. Aún en el caso más simple como es el de aislar el techo, los ahorros energéticos son sustanciales.

En términos económicos se destaca la conveniencia de implementar dicha estrategia en las viviendas unifamiliares, pues los distintos indicadores calculados reflejan que el costo de inversión para aumentar la aislación de viviendas es menor que el costo de importar gas para afrontar sus consumos, aun considerando hipótesis conservadoras.

El costo promedio ponderado de importación de gas licuado por barco en el año 2022 fue de USD 28/MBTU mientras que el precio equivalente de gas ahorrado, aún en la hipótesis de un confort no pleno nunca supera los USD 10/MBTU para viviendas unifamiliares.

Queda en evidencia la conveniencia de implementar una política pública prescriptiva y de incentivos en el caso de viviendas unifamiliares, vista la contundencia de los ahorros y la conveniencia económica a nivel de importaciones de gas.

En https://etiquetadodeviviendas.com/ se puede acceder a las conferencias y mesa redonda.

Medio: Clarin
https://www.clarin.com/arq/serviria-ley-etiquetado-viviendas_0_d7PHiEpusv.html
Fecha: 26/09/2023